24 Octubre, 2012

Dios te bendiga mamá

Estela Sandoval

No Comments

Para mamá 2002

1 Dios te bendiga mamá
2 De parto
3 Manos adoradas
4 Mi madre querida
5 Hay una niña en el puente
6 Hacélo por la vieja
7 Bonjour mamá
8 Pobre mi madre querida
9 A la sombra de mi mamá
10 Todito te lo consiento
11 María coraje
12 Martes día de damas
13 Ave maría

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.



DIOS TE BENDIGA MAMÁ

(Hector Gagliari)
Intérprete: Sandro
 
Hoy es día de la madre
y las hijas con sus hijos
forman ruedas de alegría
junto al mantel familiar.
 
Y yo que vivo soñando
y en todo y nada me fijo
aquí estoy, comprando rosas
que yo mismo las elijo
porque las quiero muy blancas
como el alma de mamá.
 
Hoy es día de la madre
y aunque la mía se ha ido
yo necesito estas rosas
pues las quiero deshojar
frente al altar del recuerdo,
mojadas por el rocío
de mi llanto silencioso,
respetuoso, arrepentido.
 
En este día tan tuyo
Dios te bendiga mamá:
por tu nombre,
que es el nombre
que yo pronuncié primero;
por tu sangre,
que es mi sangre
y la única verdad;
por los besos que me diste
los más puros y sinceros,
que en el vivero de mi vida
nunca más ya me los dieron.
 
En tu día inolvidable
quedó un sé decir mamá
por el nido de tu pecho que mis sueños se acunaron,
por los mimos que me hacías para no verme llorar,
por el bálsamo piadoso que el señor puso en tus manos;
por todo lo que te debo,
por todo lo que me has dado,
ante tu imagen repito a Dios te bendiga mamá.
 
Por los ingratos momentos
que por mi culpa has pasado,
cuando ingenuo me creías
el dueño de la verdad,
y vos, guardabas silencio
sabiéndome equivocado
y hasta me dabas un beso
al regresar derrotado.
 
En el día de tu…
en el día de tu día
te pido perdón… mamá.
 
Hoy es día de la madre
y están de fiesta los niños
que tienen la enorme dicha de poderlas abrazar
de colmarlas con sus besos
de ofrecerles su cariño.
 
Si supieran los pibes de qué modo los envidio
y cómo aprieto los ojos porque,
porque no quiero llorar;
pues yo que vivo soñando
y, y en todo y nada me fijo,
aquí estoy, comprando rosas
que yo mismo las elijo
porque las quiero muy blancas,
muy blancas
como el alma de mamá.

Leave a Reply

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>