25 Febrero, 2012

Martes día de damas

Estela Sandoval

No Comments

Para mamá 2002

1 Dios te bendiga mamá
2 De parto
3 Manos adoradas
4 Mi madre querida
5 Hay una niña en el puente
6 Hacélo por la vieja
7 Bonjour mamá
8 Pobre mi madre querida
9 A la sombra de mi mamá
10 Todito te lo consiento
11 María coraje
12 Martes día de damas
13 Ave maría

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.



MARTES DIA DE DAMAS
 
(Sandro)
Intérprete: Sandro
 
En las tardes de verano
de calor insoportable
llevándome de la mano
hacia allá iba mi madre;
destino: la biblioteca,
donde me enseñó a volar.
 
Leyendo supe montar
una alfombra voladora
con un genio por piloto,
de copiloto Aladino.
 
Volamos tras mi destino y aún no pude bajar;
también me supo enseñar que existían mas historias
llenas de amor, de romance, de heroísmo y hasta gloria.
 
Todos los martes lo mismo
yo soportaba el calvario
porque teníamos cita
con aquel cine de barrio.
 
Llegaba a la ventanilla
sacaba sólo una entrada
“Señor, el nene no paga
Cantado
porque hoy es Día de Damas”.
 
Todos los martes Día de damas,
Hablado martes de ensueño y excitación.
Cantado Y allí mi madre de su butaca
volaba a un mundo ay lleno de amor.
 
Cuando bajaban las luces toda la sala callaba
pues desde aquella pantalla llenaban en blanco y negro
mujeres inalcanzables, galanes de tanta hombría
que, al decir de las vecinas, allí en el barrio no habían:
Carlos Cores de Mendoza, el gran Roberto Escalada,
Clozas, Lagario y otros tantos justificaban la entrada.

Hablado
A mis seis o siete años empecé a reconocer
que había distintas formas en las cintas que iba a ver:
es decir, cuando la gente reía, esas eran las de risa;
cuando el suspiro era brisa, esas eran las de amor;
pero el sonar de narices por mil angustias impar
ja! no había que pensar mucho, esas eran de llorar.
 
Todos los martes había de damas
martes de ensueño y excitación,
y allí mi madre de su butaca
volaba a un mundo lleno de amor.
 
Y así fue pasando el tiempo de aquel cine continuado
y en mi alfombra voladora supe que había encontrado
el destino perseguido: pues cuando fuera un mayor
imitando a los galanes yo sería un gran actor.
 
Como aquellos de las cintas
que a mi madre encandilaban
para que viniera a verme
todos los martes Día de Damas.
 
Hablado
Ahhh y me convertí en actor
y llegué hasta la pantalla
y volé con Aladino como ella me lo enseñó.

Por eso, y estoy seguro, porque hace tiempo se ha ido,
sentadita en la butaca que llenó con sus suspiros
sonriendo, con cierto orgullo, en los martes por la tarde
desde algún cine del cielo, me estará viendo mi madre.



Leave a Reply

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>