11 enero, 2010

Con Luis Dimas

Mimosa

No Comments

En una entrevista de una conocida magazine nacional, le preguntaron a Sandro ¿qué recuerdos tienes de Chile?.   Y “El Gitano” se limitó a contestar:  “Muchas historias con Luis Dimas”.

 IMITANDO A BUDDY HOLLY (1968)

 En aquellos años la vida era para Dimas una caja llena de sorpresas. Concepción lo encontraría una tarde tormentosa junto a su antiguo amigo Sandro .   Habían realizado una serie de presentaciones en el sur y el mal estado del tiempo los había dejado sin retorno a Santiago. 

Las líneas aéreas comerciales cancelaron la totalidad de sus vuelos y el par de cantantes capeaban el temporal bebiendo unos tragos en el lobby del Hotel Bío-Bío.  Los gustos de Sandro no habían cambiado mucho y, como siempre, sostenía un vaso de gin en la mano derecha y en la izquierda un cigarrillo. Dimas, por su parte, tomaba ron.

El sonido de la lluvia y el alcohol en la sangre los puso nostálgicos y comenzaron a recordar sus andanzas por Buenos Aires.  Ambos estaban en un buen momento en sus carreras.   Sandro acababa de grabar “Las manos” y su éxito comenzaba a traspasar la cordillera.

Dimas, consagrado, soñaba con llevar sus canciones al mundo entero.  En medio del diálogo un hombre se les acercó y los saludó afectuosamente.

Los amigos lo invitaron a beber.  Siguió un rato de agradable conversación durante el cual el invitado se identificó como piloto.

Mientras tanto, las rondas de tragos se les comenzaban a subir a la cabeza y, aunque el invitado tomó un par de copas, los anfitriones estaban ya ebrios.

Sandro 183 Sandro comentó algo sobre una presentación que debía realizar al día siguiente en Viña del Mar y que pensaba cancelar debido al problema de los vuelos.

El piloto, ya entrando en confianza, les dijo que tenía una avioneta esperándolo por si se animaban a dar una vuelta.

Sandro se entusiasmó y subió a su habitación a buscar sus cosas.  “El Gitano ” estaba tan contento de poder llegar esa misma noche a Viña del Mar que terminó convenciendo a Dimas y ambos se embarcaron en la avioneta.

En el momento de emprender el vuelo el clima no estaba tan borrascoso, pero pasados unos minutos la tormenta se desató con furia sacudiendo al pequeño bimotor.  Para fortuna de todos, el piloto estaba bastante más sobrio que sus pasajeros y pudo dominar la situación.

Sobre todo después de que uno de los motores se apagara y ambos compinches recordaran a Buddy Holly, Big Bopper y Ritchie Valens, que habían muerto en 1959 en un accidente aéreo.

La aeronave se sacudió con fuerza durante un rato y el piloto se vió obligado a realizar una escala técnica en Melipilla.

Después de solucionar el problema del motor y cuando el clima mejoró, reemprendieron el viaje hasta Rodelillo.  Ya en Viña del Mar se separaron. Sandro se fue al hotel y Dimas y el piloto continuaron la farra en un bar.

Leave a Reply

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>