10 Enero, 2010

El adiós popular

Mimosa

No Comments

“Las mujeres necesitamos que nos susurren al oído y ahora ya no tendremos quién lo haga”, fue el  lamento desconsolado de María, una mujer madura que soportó desde temprano el agobiante calor del verano para dar el último adiós a Sandro en el Congreso de la Nación.

 Es que el “fuego sagrado” de Roberto Sánchez   -su verdadero nombre- se apagó y miles de personas, en su mayoría mujeres, esperaron ayer varias horas bajo el sol para poder ingresar a la capilla ardiente del Salón de los Pasos Perdidos del Parlamento.

“Las mujeres necesitamos que nos susurren al oído y ahora ya no tendremos quién lo haga”, fue el  lamento desconsolado de María, una mujer madura que soportó desde temprano el agobiante calor del verano para dar el último adiós a Sandro en el Congreso de la Nación.

 Es que el “fuego sagrado” de Roberto Sánchez   -su verdadero nombre- se apagó y miles de personas, en su mayoría mujeres, esperaron ayer varias horas bajo el sol para poder ingresar a la capilla ardiente del Salón de los Pasos Perdidos del Parlamento.

Muchas de sus “nenas”, como llamaba Sandro a sus fans, se maquillaron y se pusieron sus mejores ropas para ir a despedirlo con rosas rojas, carteles y cartas.  El “Elvis” argentino, ídolo popular e ícono sensual para varias generaciones, trascendió todas las fronteras para convertirse en una leyenda.

A las 12:40 del 5 enero se abrieron las puertas del Congreso y personas que hicieron cola desde las 23 comenzaron a pasar ante el féretro abierto donde yacía Roberto Sánchez cubierto por un manto de seda plateado.

El desfile incesante de seguidores, que llegó a alcanzar seis cuadras por avenida Rivadavia, Callao, Sarmiento y Riobamba, se prolongó hasta las 23 del 6 de enero, cuando las puertas quedaron cerradas para el público general.

Los restos del astro llegaron al mediodía desde una sala mortuoria ubicada en el barrio porteño de Palermo, lugar al que arribó en la madrugada desde Mendoza.
Sus seguidores pudieron regresar a dar su último adiós, entre las 10 y las 14, hora en que el cuerpo del popular cantante fue trasladado -por un cortejo integrado por cinco vehículos- con destino al Gloriam Cementerio Jardín de la localidad bonaerense de Longchamps.

Desmayos, cantos y oportunismo.

En la larga espera por despedir al ídolo, varias fueron las mujeres que  sufrieron desmayos por el calor y por la emoción. Precisamente, las admiradoras debieron ser atendidas por el reforzado operativo de salud y seguridad que dispuso el gobierno porteño en los alrededores del Congreso.
El fervor popular también se reflejó  frente a su vivienda en Banfield.  Cartas, flores y carteles tapizan los muros detrás de los cuales Sandro protegió su intimidad en los últimos años.

La inmensa fila formada alrededor del Congreso tardó entre dos y tres horas para llegar hasta la capilla ardiente.  A su vez, la misma estaba  plagada de circunstanciales vendedores, que ofrecían desde pósters del ídolo (2 pesos), claveles y rosas (1 y 2 pesos), abanicos (5 pesos), gorritos para el sol (5 pesos) y paraguas voceados como sombrillas (10 pesos) entre otros artículos de consumo.

Entre la incesante legión de fanáticos y con una bandera que las acompañaba, un grupo de mujeres cantó una de las famosas canciones de Sandro y que a tono con la ocasión dice “Una muchacha y una guitarra para poder cantar/esas son cosas que en esta vida/nunca me han de faltar. Siempre cantando/siempre bailando yo quisiera morir,/dejar el cielo sobre este suelo/en el que yo nací”.

No quiero que me lloren cuando me vaya a la eternidad , quiero que me recuerden como a la misma felicidad ”, rezaban varias pancartas con una de las tantas frases de El Gitano. Sin embargo, el dolor, la emoción, la tristeza, no tenía final para despedirse del “hombre de la rosa”.

Puertas adentro

Adentro, en El Congreso, en el Salón de los Pasos Perdidos, los visitantes teuvieron apenas unos segundos para estacionarse frente al féretro donde descansaba el cuerpo del ídolo.

Detrás había un espacio para familiares, artistas y amigos cercanos y rodeando el salón decenas de coronas fúnebres enviadas por distintas personalidades y con diferentes firmas.

Una suscripta por la “Presidenta de la Nación y Dr. Néstor Kirchner”, otra de Mirtha Legrand, “Olga, su esposa”, otra firmada por Julio Bocca, Eleonora Cassano y Lino Patalano, junto a ofrendas enviadas por el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Fellner, y el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, entre otros.

El dolor de Olga
El  bufete del hospital Italiano de Mendoza se convirtió en un escenario clave para el desenlace fatal de Sandro .  Pasadas las 20:40, Olga Garaventa, la esposa del Gitano, salió corriendo de ese lugar junto a sus hijos y una amiga a terapia intensiva para recibir la peor noticia. Olga había arribado por tercera vez en el día al bar minutos después de las 20, acompañada por guardias de seguridad.  Se sentó a tomar un jugo de naranja junto a una amiga y charlaron un rato, mientras la TV mostraba en grandes títulos que Sandro estaba muy grave.  Parecían no querer ver ni escuchar. Afuera del Italiano, periodistas y fanáticos se preguntaban qué había pasado. Las primeras informaciones sobre la muerte del artista llegaron por las radios, minutos antes de que Burgos y Perrone salieran a la puerta del hospital por tercera vez en el día, pero esta vez para comunicar que a las 20:40 Sandro había “dejado de existir”.

El mensaje de Sandro

Más allá de la tragedia, los médicos rescatan como mensaje de la muerte del músico, que es posible luchar contra las adicciones.

El cuerpo médico que asistió a Sandro los últimos días, en el Hospital Italiano de Mendoza, manifestó que la batalla que libró el artista para recuperarse dejó en claro el  mensaje de que es posible luchar contra las adicciones.  Tanto el cirujano encargado de realizar el trasplante, Claudio Burgos, como su cardiólogo personal Sergio Perrone, destacaron que en la muerte de Sandro se pueden leer “varios mensajes”, entre ellos que “el tabaquismo es altamente perjudicial” al igual que el resto de las adicciones.


“No sólo el cigarrillo es peligroso y perjudicial; todas las adicciones.  El alcohol, el abuso de las llamadas drogas de recreación…”, firmó Perrone en un intento por hacer del trágico hecho un ejemplo constructivo.
A su vez, el cardiólogo enfatizó en la figura de Sandro el ejemplo a seguir en la lucha contra las adicciones.  “El lo hizo y creo que todos lo podemos hacer.  Se pelea contra estas adicciones, pero hay que tener fuerza de voluntad.  Si se pelea, se puede lograr un beneficio.  El logró sobrevivir 15 años”, recordó el médico.

Por otro lado, y con respecto a la intervención a la que fue sometido, los médicos se lamentaron porque el músico “falleció con todas las chances dadas de poder sobrevivir”.
Perrone, quien  permaneció los últimos cinco años custodiando la salud del cantautor, explicó que el trasplante fue la única opción:  “Era esto, o esperar a que falleciera.  No había plan B, sabíamos que no iba a ser fácil”.

Como balance de lo sucedido, los profesionales se encargaron de resaltar el arrepentimiento del músico por haber fumado durante tantos años  y comentaron que: “cuando firmaba los autógrafos en una foto en la que aparecía fumando, tachaba el cigarrillo porque decía que estaba pagando las consecuencias por fumar”.

Ambos facultativos hicieron hincapié en la fuerza de voluntad del cantante. “Cualquier paciente internado tiene altibajos pero él siempre ponía ganas;  por eso, cuando el domingo al mediodía no quiso comer, quería decir que algo complicado se venía”, graficó Perrone.

Por último, y destacando la calidad humana del cantante, Burgos redondeó:  “ Sandro era un ser humano excepcional, carismático, que ponía ganas para vivir, una persona muy querible, todo el mundo se encariñó muchísimo con él”, destacando que la experiencia fue positiva a pesar de que el resultado no lo fue.

Cerca de sus manos

Al igual que en diversos lugares de la Argentina, donde residen sus fanáticos, en Mar del Plata, turistas y habitantes de esta ciudad, quisieron rendir tributo a su forma.
Entre flores, cartas y objetos, la vereda del hotel Hermitage, donde el ídolo estampara sus manos, fue el lugar elegido por la gente para expresar sus respetos.  En medio de la congoja y un silencio total, los fans que se acercaban se persignaban, rezaban alguna oración, al tiempo que besaban las huellas de sus manos.

Entre los que se acercaron a dar su último adiós, estuvieron los jugadores del seleccionado argentino de rugby, Los Pumas, que se encontraban concentrando en dicho hotel, con vistas al match contra Perú, jugado la tarde de ayer, en el marco del Seven Internacional.

Por otro lado, el vicario de la Diócesis marplatense, monseñor Armando Ledesma, ofició una misa frente al mar, en el anfiteatro de las Toscas, en memoria del artista. En dicha misa tomó parte, además, el coro de la Catedral de los Santos Pedro y Cecilia de Mar del Plata.

Su lucha

Una docena de años pasaron desde que a Sandro se le diagnosticó una enfisema pulmonar, en una cronología que lo revela como un paciente excepcional a la altura del mito que fue gestando como artista. Sergio Perrone, trasplantólogo clínico y cardiólogo que integró el comando del equipo médico que lo atendió en Mendoza, destacó días atrás a Télam que:  “Cuando Sandro se dió cuenta de lo mal que le hacía el cigarrillo se puso a hacer un trabajo de rehabilitación que lo llevó a sobrevivir todos estos años”.


La que sigue es una breve historia del cuadro de salud del astro de la canción.

Sandro 191 1998: El neumonólogo Juan Mazzei le diagnostica un enfisema pulmonar debido al cigarrillo. Sandro venía siendo tratado por otro médico con un aparente diagnóstico errado.

2002: Sufre un paro respiratorio en la puerta del Instituto Argentino del Diagnóstico y Tratamiento (IADT).

Diciembre de 2002: El doctor Luis De la Fuente, máximo exponente de la cardiología intervencionista argentina, le realiza un cateterismo coronario en el IADT, debido a que la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (epoc) termina afectando al corazón.

2005: Es internado por una neumonía grave.

2007: Es objeto de una compleja cirugía para reducción pulmonar de ambos pulmones.

2009: Se le practica una cirugía por una fístula o comunicación vesico colónica o entre vejiga y el colon.

Noviembre de 2009: Se le practica un triple trasplante cardiopulmonar en el hospital Italiano de Mendoza.

2010: 45 días después de la intervención, fallece debido a un shock séptico o infección generalizada.

El mundo lo despidió

La muerte de Sandro repercutió en todo el planeta.  Por esa razón los medios internacionales se hicieron eco de la noticia y le dieron un espacio destacado en sus portadas.
“Argentina llora a Sandro”, tituló en su edición online el diario El País de España.

Por su parte, El Mundo, manifestó: “Las ‘nenas’ de Sandro lloran a su ídolo”.  En la nota central señaló:  “Junto a la casa del cantante, en el barrio de Banfield, el pavimento refleja la luz de decenas de velas.  Y en la acera de enfrente, una multitud llora la muerte de Sandro, el intérprete que cautivó a toda una generación de mujeres latinoamericanas con su voz aterciopelada y el sensual contoneo de sus caderas”.

Sandro , el ‘Elvis Presley’ argentino que hacía delirar a sus ‘nenas’”, fueron las palabras que escogió el español ABC.

“El Gitano” no era sólo un ídolo de la Argentina, era “ Sandro de América ”, tituló El Universal de México.

The New York Times no se quedó al margen y resaltó la comparación que se hacía con Elvis Presley. “El cantante argentino Sandro, a quien el movimiento de sus caderas y sus baladas románticas le valieron la comparación con Elvis Presley y lo llevaron a ser el primer latinoamericano en presentarse en el Madison Square Garden, murió el lunes por las complicaciones surgidas tras un trasplante cardiopulmonar”.

Los influyentes diarios Washington Post y el New York Times le dedicaron un artículo en sus respectivas secciones de espectáculos al cantante.  Este último tituló:  “El cantante Sandro, el ‘Elvis Argentino’, murió a los 64 años.

Por último, las principales cadenas de noticias del mundo también resaltaron la noticia.  Tanto la BBC de Londres como la  CNN destacaron su gran trayectoria discográfica, su participación en dieciséis películas e hicieron hincapié en el causante de su enfermedad: la adicción al tabaco.

Leave a Reply

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>