20 Agosto, 2010

Homenaje en Banfield

Mimosa

No Comments

Anécdotas y homenaje con rosas, lágrimas y baile

En noticieros, trenes, negocios, decían: ” Sandro hubiera cumplido 65 años….”,pero en Banfield sí los cumplió con la asistencia masiva de nenas y nenes que estuvieron allí y dicen que “está vivo”,

“está con nosotros”, “está cantando ahora”.
 
María Cristina López Mateu mientras baila “Dame fuego” con una rosa en una mano y en la otra una foto del hombre que desde los 14 años le quita el sueño y que falleció el pasado 4 de enero, Sandro luego de haber recibido un triple trasplante de corazón y pulmones. Lo vió por primera vez en el Teatro Español de Lomas de Zamora donde, como no tenía plata para entrar, se coló, y desde entonces lo siguió a todos lados, como las cientos de “nenas” que llegaron hasta la plaza que, desde ayer, lleva oficialmente el nombre del ídolo.

“Yo vine desde San Martín”, “Yo desde Córdoba”, gritan entre afiches y flores dos señoras. Pero si de competencia se trata, hay una mujer que les gana a todas: esa rubia con los labios pintados de rojo furia viene desde Venezuela. Para pagarse el pasaje hasta Buenos Aires planchó ropa durante veinte fines de semana en la casa de una familia de Caracas. “Vine cuando estuvo internado, para sus cumpleaños anteriores; cuando iba a mi país lo seguía en taxi hasta el hotel y lograba meterme en su habitación. ¿Si pasó algo? ¡Ojalá!”, ríe y abre grandes los labios cubiertos de rouge. Ese sonido que acaba de hacer se escucha salir de otras muchas de las “nenas”. Hay alguna que llora, pero todas, mucho o poco, bailan y festejan.

Sandro 164 “Así lo hubiera querido él, que lo recordemos con alegría”, asegura otra nena, después de contar con detalles aquel cumpleaños de hace cinco años, cuando después de horas de espera en su casa de Banfield, en Berutti al 200, por fin Sandro le dió un beso.

“Queremos monumento”, grita fuerte José Juárez, vestido con una camisa rosa de volados y un traje negro.

El imitador del ídolo insiste para que esta plaza, en Alem y Godoy Cruz, tenga más cemento y bronce dedicado al ídolo. El mástil del parque ahora tiene una placa que colocó el Municipio de Lomas de Zamora y que dejará marcado para siempre que este pedacito de tierra se llama “ Roberto Sánchez ”, igual que el Gitano . Bastó un segundo para que, una vez descubierto por el intendente Martín Insaurralde, el rectángulo plateado se llenara de rosas y lo cubriera un cielo de cámaras digitales.

“Este día va a quedar conmigo para siempre. No me lo voy a olvidar. Es el primer cumpleaños sin él, pero se siente como si estuviera con nosotras, porque nunca nos dejaba solas. Era un hombre humilde, sencillo y nunca nos negó un beso. Cada vez que íbamos a visitarlo a la puerta de su casa, se aseguraba de que no nos faltara café y medialunas. Era un verdadero caballero”, recuerda Liliana Farace, mientras a su lado Isabel Quintero asiente con la cabeza: “Esa sencillez y bondad es la que hace que estemos todas acá y que volvamos a estar todos los años. Se lo debemos, por todo lo que nos dejó”.

Leave a Reply

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>