5 Agosto, 2010

Impactante revelación de Olga

Estela Sandoval

1 Comment

Olga  fue a visitar a Sandro , en un nuevo mes aniversario de su fallecimiento.

“Sentí sus pasos en la cocina” dijo la viuda, que aseguró haber escuchado caminar al Gitano el día de su cumpleaños. Se cumplieron  siete meses de su muerte. Físicamente no está entre nosotros pero sí en su recuerdo de su inolvidable ., Sandro , es uno de esos ídolos que generan cada vez mayor devoción. Es el muchacho de Valentín Alsina y el de la mansión de Banfield, el “ Gitano ” que supo cautivar a los auditorios más importantes a nivel internacional. El Elvis argentino, en definitiva, sigue estando presente.

Mediodía del miércoles. llegó Olga Garaventa al cementerio Gloriam de Longchamps. Se dirigió a la tumba de su amado, ella sola y permaneció allí hasta las 14.15. En ese lapso, Olga rezó y elevó su pensamiento al cielo. Como marco, la soledad y el silencio. Luego atendió a Crónica en forma exclusiva y habló de todo.

“Ahora estoy más tranquila, el tiempo está pasando y lo voy entendiendo. Obviamente sufrió mucho, hizo todo lo que pudo por vivir, luchó mucho y no pudo más. También tengo mucha tranquilidad y felicidad porque lo acompañé minuto a minuto, tengo una gran paz espiritual. Pienso que él está muy bien, está quizá mejor que nosotros porque se encuentra en un lugar privilegiado”, nos dijo Olga en la sala principal de atención al público que tiene el citado cementerio.

La voz de Olga es tranquila, precisa, pero no puede impedir que salga la emoción… una y otra vez golpea cierta tristeza. Olga se recupera y retoma la charla.

-Olga ¿Roberto se manifiesta, espiritualmente, en algún rincón de su casa de Banfield?
-Puede resultar extraño pero es real. Lo sentí el día de mi cumpleaños, hace poco tiempo. Sentí sus pasos en la cocina. Sentí el calor de su presencia, el ruido del tubo de oxígeno que lo acompañó en esos años y reitero, escuché sus pasos y dije: “¡Acá está Sandro !” Sé que me acompaña permanentemente.

Olga nos sorprende con esta confesión y notamos el rigor de su emotividad en el brillo de sus ojos. Parece que se va a quebrar pero no sucede. Su fortaleza de tantas batallas al lado de su amor se hace presente otra vez. Estamos ante la imagen de una mujer que lo dio todo por Roberto y lo acompañó hasta su último aliento.

Hasta se producen algunos segundos de silencio que se dilatan. Lo que nos cuenta Olga nos impacta y refuerza la afirmación de que nuestros seres queridos que no están entre nosotros, sí pueden estar presentes desde otra dimensión.

Olga ahora piensa en su propio mundo. Antes, le resultaba difícil. “Estaba pendiente totalmente de Roberto Sánchez . Me estoy recuperando, estuve con una gripe que me costó horrores, cuando hacía “mil años” que no me enfermaba ya que tenía que estar perfecta para atenderlo. Hay que sobrellevarlo, él siempre decía que había que recordarlo con felicidad. Tengo que emprender la vida sola, tengo dos hijos divinos, dos nietas. Esas nenas son mi vida, a veces ellas me dicen: “¿Abuela, nos estará mirando?” ellas también lo recuerdan.

-¿Qué situaciones le preocupaban a Roberto en sus últimos años?
-A él le inquietaban las muertes por la situación de violencia cotidiana que vivimos, le resultaba compleja la situación actual, esto lo tenía preocupado. El era una persona con tantos principios y tantos valores que pintaban su personalidad de una manera contundente.

-¿Qué sensación te da el fervor de la gente hacia Roberto?
-El hecho que se concentre tanta gente y de todas partes me genera mucha alegría, porque sus seguidores son fieles. El murió como un rey, atendido, cuidado. Cuando se fue le dije: “Rober, uno ha hecho todo”. “Entonces, me siento muy feliz”, me contestó… él era un rey.

Sandro 161 -Se viene hablando, Olga, de la construcción de un museo, ¿qué hay de cierto en esto?
-El museo, probablemente, se lleve a cabo el próximo año, porque para mí este es un año de duelo, de respeto. Conociendo sus principios y valores, yo tengo que manejarme de esta manera, no es que a veces sea antipática y que no quiera dar notas. Es que Roberto tenía una forma de ser que uno la tiene que mantener. El año próximo Roberto va a tener un museo o un centro cultural, todavía no lo decidí. Yo avalaría la idea, incluso hay una casa, que es de nuestra propiedad, en Pavón 3939, en Capital. Ahí lo podríamos establecer, pero a partir del año que viene. Yo nunca me imaginaba que podía existir ese triste desenlace, porque él era como el Ave Fénix: renacía entre las cenizas. Entonces para mí fue un golpe muy fuerte. Sabíamos de la gravedad de su dolencia, pero habíamos apostado al trasplante, a que iba a ser su salvación. En la operación anterior Roberto estuvo muy bien y se recuperó de manera óptima. Sentado en la cama y como él hablaba… me dije: ¡Olga ponete bien porque las chicas te lo van a robar! Y después de 10 días empezó a decaer.

-¿Cómo era la relación en estos últimos tiempos?
-Nos llevábamos muy bien, cuando yo le decía Sánchez era que estaba enojadísima y él me contestaba: ¡Sí, Garaventa! Y eso nos causaba una sonrisa y se nos pasaban los problemas. No podíamos discutir por que yo sabía de la gravedad de su estado. Independientemente que tenía un gran temperamento, no era fácil convivir con un ídolo.

-¿Por qué Olga?
-Porque son personas especiales que hay que saberlos entender. Sin embargo, creo que Dios me ha dado una pequeña sabiduría como para entenderlo y acompañarlo.

-¿Qué está previsto Olga para el próximo 19? (fecha de nacimiento del ídolo)
Para el 19 sé que lo van a homenajear mucho. Yo voy a hacer una misa en la Iglesia La sagrada familia, de Banfield, y rendiré mi homenaje en el cementerio, pero tal vez tomaré un café en casa con los amigos más íntimos que teníamos.

-Susana Giménez quiso, hace poco, hacerle un tributo a Sandro .
-Es verdad. Susana quería hacerle un homenaje en el living de su programa y que ella me esperaba y no quiero que se mal interprete, pero no estoy en condiciones. Yo la respeto muchísimo a Susana, porque Roberto la amaba con toda su alma.

-¿Te gustaría que se hiciera un filme sobre la vida de Roberto?
-Yo no me opondría si se quisiera hacer un filme sobre su vida. Obviamente tendría que conversarlo con varias personas, pero sería lindo, es un recordatorio hacia él, aunque él no esté fisicamente.

Olga Garaventa, la gran compañera de Sandro . Lo que le ha sucedido a Olga, sentir la presencia de su amado, seguramente también lo deben experimentar muchas mujeres que quieren y adoran al ídolo. Es la fuerza del amor que se extiende en el universo y deja su huella.
Una hermosa historia de vida es la que nos contó Olga y que tiene, nada más y nada menos, como principal protagonista a su amado, Sandro . Más allá de la muerte, estamos convencidos de que el universo crea la magia del amor. Misterioso e indescifrable como un laberinto de pasiones.

1 Comment

  •  
    Ana Cordero

    17 Abril, 2017 at 16:39

    Reply

    My idol is gone we lose the good people but the bad people live longer they never get sick… Mi idolo se fue , nosotros perdemos las personas buenas y las malas nunca se enferman. la eronia de la vida

Leave a Reply

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>