19 agosto, 2010

Sandro: Su perfil

Estela Sandoval

No Comments

“No suelo desdeñar los versos sensibleros con su luna barata y su candor legítimo… la canaleta, un almanaque, una foto de Tita Merello desvaída, un almacén, un suicidio y un tango…”, Raúl González Tuñón.

 Las imágenes que quedaron del último adiós a Sandro  son, por demás, paradigmáticas y representativas de una forma de ser que escapa del modelo dominante y que pertenece a la maravillosa identidad de la periferia.

Señoras entradas en kilos, con remeras baratas y el descuido típico de la gente que no centra su atención en la indumentaria de moda, ni en la estética de las bajas calorías, ocuparon la avenida Pavón desde Avellaneda a Burzaco, convocadas por el ídolo.  Mujeres sosteniendo en sus manos simples helechos y alguna rosa desvaída, arrojada al paso del coche fúnebre, como se hace en las muertes importantes, cantando y llorando, con grito y aplauso, consagración de la inmortalidad.

 He allí la voz del pueblo, que acompaña y corona a los que interpretan y expresan sus penas, sus deseos, sus amores, sus propias contradicciones.  He allí la conjunción perfecta del artista popular y su gente, que construyen historia, poesía, lenguaje, verdades: Sandro salió de Valentín Alsina, se hizo de América y llegó al Madison Square Garden, grabó con Los de Fuego y con la Orquesta de Frank Sinatra.  Compuso desde “Así” hasta la más simple y emblemática “Rosa Rosa”, parida desde las  entrañas de cualquier barrio de nuestra periferia y cantada por varias generaciones.

 Fue una estrella y prefirió el bajo perfil, la tilinguería mediática nunca pudo traspasar el muro de su intimidad, eligió con quién hablar: “¿No ves?, yo tengo perfil de Riachuelo”, dijo alguna vez.  Dijo poco;  escribió y cantó mucho. Y todo lo aprendió en la academia del barrio, en la sabiduría que proporciona la curiosidad, cuando salió a ganarse la vida, observando y aprendiendo del sacrificio de sus viejos, Nina y Vicente.

Cae la tarde y Burzaco se proyecta al mundo, yace allí el último cantor popular amado por su pueblo, despedido con una bandera argentina y miles de flores.  Esa es la imagen que queda para siempre, Sandro vuelve al sur, eterno y universal.

Sandro del Universo

Leave a Reply

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>