9 enero, 2010

Sandro, volverte a ver

Mimosa

No Comments

Dos días para recordar a Sandro con felicidad

Hoy al mediodía comienza una larga serie de films, viejas entrevistas e informes dedicados al Gitano. Arrancará el canal Volver, pero a lo largo del fin de semana se sumarán E! Entertainment Television y las señales Encuentro y Magazine.

Esta semana se vió mucho, muchísimo Sandro por tevé, prácticamente sin parar desde que el lunes a las 20.40 se informó la terrible noticia de su muerte en Mendoza.  “No quiero que me lloren cuando me vaya a la eternidad/ Quiero que me recuerden como a la misma felicidad/ Pues yo estaré en el aire, entre las piedras y en el palmar/ Estaré entre la arena y sobre el vientoque agita el mar”, cantaba el Gitano en 1968 en la célebre canción “Una muchacha y una guitarra”.

Esta semana, en efecto, se lo recordó mucho y se lo lloró más.   Desde aquel amargo lunes, pues, la pantalla chica no menguó su ritmo acelerado de imágenes de su traslado a Buenos Aires y la gente rodeando el Congreso de la Nación para despedirlo, luego su cortejo fúnebre y demás coberturas del hecho que obviamente conmovió a todos sus fanáticos. Tampoco faltaron algunos compilados apurados de sus mejores momentos, en vivo y en entrevistas.  Hoy, ya enterrado y descansando en paz, Sandro volverá a estar en el aire con gran presencia todo el fin de semana, y así los televisores tendrán al querido cantante popular en más de un canal a la vez, en todos momentos de épocas pasadas.

El inicio será a las 12 del mediodía desde el canal Volver –el primero a la hora de recordar gente que pasó a la historia– que pondrá el foco en una intensa serie de homenajes y programas especiales que lo rememorarán como la propia felicidad.  Habrá un recorrido por toda la vida profesional del Gitano, su filmografía y diversas entrevistas, que en total, separado entre hoy y mañana, durará 24 horas.

L a emotiva maratón de Roberto Sánchez empieza con su primer largometraje, Convención de vagabundos, y le siguen los demás: Tacuara y Chamorro, pichones de hombre (13.35); Quiero llenarme de ti (15.00); La vida continúa (16.55); Gitano (18.50); Muchacho (20.35), y Siempre te amaré (22.25). El domingo, primero estará presente en un almuerzo que tuvo a solas con Mirtha Legrand, y luego seguirá con el resto de sus famosos films: Destino de un capricho (15.30), El deseo de vivir (17.15), Operación Rosa Rosa (18.55), Embrujo de amor (20.55) y Subí que te llevo (22.20). Esta película, sobre un cantante famoso que se enamora de una chica cuya familia no lo acepta, fue la última que filmó el cantante y se verá también hoy por el canal Encuentro a las 21, dentro del especial “Recordando a Sandro”.

Por su parte, el canal de las celebridades, E! Entertainment Television, le rinde también su homenaje al astro de América. Hoy a las 23 pondrá al aire un especial de Historias verdaderas, en el que se recorrerá su vida y trayectoria: su vida en Valentín Alsina, sus 52 discos editados, el éxito de sus 8 millones de copias vendidas, sus 16 películas y el día en que cantó en el Madison Square Garden (donde fue el primer cantante latino en llegar ahí). Su carisma y el fuego que despertó en toda América, hasta el Grammy que ganó en 2005; sus legendarias nenas y el enfisema pulmonar que se los quitó.

Muchos de estos temas también ocuparán la noche del domingo en el canal Magazine, en un programa especial sobre la biografía del ídolo de Banfield: Sandro, volverte a ver, que se verá a las 22 y estará conducido por Catalina Dugli.

Entre todos, se da por descontado que se podrá gozar de un fin de semana musicalizado con sus eternos éxitos, como “Dame fuego”, “Rosa, Rosa”, “Quiero llenarme de ti”, “Penumbras”, “Ése es mi amigo el puma”, “Tengo”, “Trigal”, “Una muchacha y una guitarra” y “Ave de paso”.

OPINIÓN

El pibe de barrio que creía en el encanto del cine
Sería de buen timing demagógico elogiar el cine de Sandro. No sería demasiado justo. También sería sencillo hablar de su importancia popular y “salvarlo” desde su éxito. Tampoco sería justo (y también sería demagógico).  Me consta –mi abuela Matilde fue extra de cine durante casi todos los años 70 y me llevó a varios rodajes– que era un tipo bueno, que trataba a todo el mundo generosamente, que llevaba un micro con comida y bebida para los extras y se acercaba a todo el mundo tratándolo como amigo de toda la vida.

Destacar esto tampoco explicaría qué importancia tiene Sandro en nuestra pantalla. Y el hecho es que la tiene: nuestro cine industrial, durante dos décadas largas, aprovechó la popularidad de los cantantes. No era un invento argentino, claro, ni nuevo. Pero en cierto sentido, esos films mantuvieron vivo cierto lazo entre la emoción popular y un arte.

No eran buenas películas, seamos sinceros.  A la pobre tecnología –aquí nadie se preocupó por dejar de lado viejos aparatos de la década de los 40 hasta el 1 a 1 menemista– se sumaba una narración sin matices ni sorpresas, más una puesta en escena rutinaria sostenida en creer que la estrella era todo. Tanto las películas de Palito Ortega como las de Sandro funcionaban alrededor del peso absoluto del cantante.  Sin embargo, las de Sandro eran sensiblemente mejores. Cercanas al cine de Armando Bo, sus romances y disparates policiales (Subí que te llevo, Operación Rosa Rosa), sus delirios casi surrealistas (Gitano, Embrujo de amor) y sus melodramas alegres (Muchacho, Destino de un capricho, La vida continúa) abrevaban del cine popular, de Hollywood y de la fe en que a los espectadores el cine les gustaba tanto como para suplir con imaginación las carencias de la película.

Sandro ocupaba el centro, pero lo hacía con una autoconciencia e ironía totalmente alejadas de la admonición. Era un enorme entretenedor, y en eso radica la fuerza ingenua y el encanto de sus películas. Era –y se nota– el pibe que se divertía “haciendo” de estrella en films destinados sobre todo a los grandes cines de barrio. Sabía perfectamente lo que hacía (si hasta dirigió y escribió guiones) y fue, sobre todo, motivo de alegría para sus fans y no tanto. No eran buenas, no, las películas de Sandro, pero creían en el encanto del cine.

3,467 total views, 2 views today

Leave a Reply

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.